Monday, August 25, 2008

Tipeo con una sola mano.......La mujer en la luna Milena Agus




La mujer en la luna
Milena Agus


" Si no te veo más,

haz que al menos sienta tu falta"

Lo piensa un soldado en la película "La delgada línea roja"

"De regreso a casa se puso a lavar todas las cosas sucias del viaje: camisas, vestidos, medias, ropa interior. Habían comprado todo nuevo para ir a Milán. Ahora estaban bien y la abuela tenía el lavarropas Candy con los dos programas para tejidos resistentes y tejidos delicados. Dividió todas las cosas: las que se lavaban a altas temperaturas y las que se lavaban con agua tibia. Pero quizá pensaba en otra cosa, no se sabe, y destruyó todo. Papá me contó que los abrazaba a él y al abuelo entre lágrimas y sollozos e iba tomar los cuchillos de la cocina y se los daba para que la mataran y se arañaba la cara y se golpeaba la cabeza contra la pared y se tiraba al piso.



Mi padre escuchó luego cómo el abuelo llamaba por teléfono a las tías y les decía que ella, en Milán, no había aguantado viendo a la hermana más joven y querida reducida así, porque en Cerdeña los pequeños propietariosde terrenos eran modestos pero dignos y vivían respetados por todos. En cambio, la fallida reforma agraria los había arruinado y habían tenido que emigrar, las mujeres a trabajar de criadas, que para un marido es la peor humillación, los hombres a respirar los venenos de las fábricas, sin protección y, sobre todo, sin ningún respeto, y los hijos se avergonzaban en la escuela de sus apellidos sardos con todas esas u.



Esto él no lo había sospechado, escribían que estaban bien y ellos habían pensado en darles una sorpresa yendo a visitarlos y, por el contrario, los habían hecho avergonzarse. Los niños se habían arrojado sobre las salchichas y el jamón como si no hubieran comido desde quién sabe cuándo. Su cuñado, cuando había cortado el queso y abierto la botella de mirto, se había conmovido y le había dicho que él no podía olvidarse que, al momento de la división de bienes, el abuelo no había querido la parte de la abuela. Infelizmente, eso no había servido de nada, y en esas tierras a ellos les había parecido que no se podía vivir; habían tenido razón los que se habían quedado. La abuela, hecha a su manera, como las hermanas bien sabían, no había soportado esto, y luego también se había enterado que, hoy, habían asesinado en Dallas al presidente Kennedy y había destruido en ropa el equivalente a un salario. A él no le importaba porque el dinero va y viene, pero no había forma de calmarla y el hijo estaba conmocionado. Que vinieran a Cagliari, por favor, de inmediato, en el primer autobús."






Milena Agus nació en Génova y vive en Cagliari (Cerdeña), donde es profesora de Instituto. Es también autora de las novelas Mentre dorme il pescecane (2005) y Ali di babbo (2008).

2 comments:

Lulú said...

Se puso bueno el blog!.
Asique andás medio lisiada y escribiendo con una mano? ojalá te mejores pronto.

Espero ir pronto para allá.

un beso grande

Anonymous said...

ahh lulu!!
me entere que estas en el malba!!! congratulaciones!!
sera un honor recibirte!
chuiks, lu